viernes, 27 de abril de 2012

"TIEMPO ES DE OBRAR"

El tema central del libro de Apocalipsis y, prácticamente, de toda la Escritura es el contraste y consiguiente conflicto entre la verdadera y la falsa adoración y reconocimiento de Dios. En la última etapa de la historia humana, que estamos viviendo, previa al retorno de Cristo, el conflicto alcanza su clímax y llega a estar presente en todos los ámbitos de la actividad humana.
Las opciones puestas ante el ser humano son una adoración clara, racional y elevadora, establecida por Él mismo, o una práctica irracional y engañosa de la bestia apocalíptica establecida por el enemigo de Dios , de la Creación y, por ende, de todo el que desea el encuentro, en paz y santidad, con Cristo en su venida. Al respecto podemos leer y analizar los siguientes textos bíblicos: Mateo 24:24; Juan 4:23.24; Apocalipsis 13:8, 11-18.
El llamado del primer ángel a adorar al Creador es dado con el propósito de ponernos a salvo de cualquier forma de adoración dirigida a las criaturas, ya sea a uno mismo, o de quien reclame la singularidad de la condición divina, como ser falsos mesías, o de quienes enseñan que todo ser dotado de inteligencia es, de por sí, divino. La religión falsa presenta muchas formas: paganismo idolátrico, la filosofía atea o de la ciencia, el cristianismo apóstata, los postulados de la Nueva Era, etc.
La adoración dirigida a Dios el Creador no es sólo racional sino también elevadora y fuente de gozo, y coloca ante nosotros la oportunidad de un desarrollo ilimitado del carácter y de la capacidad de comprensión de la obra de Dios.